Reeducación Visual

Consejos & ejercicios

“Cuando los pacientes han aprendido a utilizar los ojos y la mente de forma relajada, la visión mejora y los errores de refracción tienden a corregirse por sí mismos.”

ALDOUS HUXLEY – El arte de ver, 1942

Ver bien (sin gafas) con la ayuda de métodos naturales es un proceso de desarrollo personal que requiere ilusión y constancia. Estos consejos básicos (“buenos hábitos de la vista”), formulados por la educadora visual Margaret Corbett, nos pueden ayudar:

  1. Parpadear y desplazar la mirada, continua y automáticamente.
  2. Respirar con calma y continuamente.
  3. Mirar de cerca y de lejos con coordinación de la mente y del ojo.
  4. Recorrer con interés el objeto que miramos.
  5. Aceptar la visión sin esfuerzo.
  6. Cerrar los ojos a menudo para que descansen.

Además, los rayos del sol son muy beneficiosos para los ojos. El baño de sol consiste en dirigir la mirada hacia el sol con los ojos cerrados y, durante unos tres minutos aproximadamente, girar lentamente la cabeza a la derecha y luego a la izquierda para permitir que los rayos solares bañen toda la zona ocular con la misma intensidad.

A continuación se presentan 5 ejercicios, comentados por Maurizio Cagnoli, que desarrollan de manera efectiva estos consejos.

Convendría realizar estas prácticas (siempre sin gafas ni lentillas), o por lo menos algunas de ellas, cada día; no durante mucho rato, sino con frecuencia. “Un poco, a menudo”, es el lema para adquirir buenos hábitos que luego perduran.

Clica a cada uno de los títulos, para ver el vídeo correspondiente.

Automasaje
Ayuda a relajar los ojos y los músculos que los rodean. Según la medicina tradicional china, el masaje de ciertos puntos de acupuntura de la cara y la nuca contribuye, además, a mejorar el funcionamiento de los vasos sanguíneos.
Movimiento de ochos perezosos
Los ojos siguen, sin esfuerzo, el movimiento de un dedo que describe en el aire un ocho horizontal durante uno o dos minutos.
Palmeo (“Palming”)
Técnica de relajación en la que se cubren los ojos con las palmas de las manos para proporcionales descanso en la oscuridad.
Movimiento de cerca y lejos
Los ojos enfocan un dedo que se acerca y se aleja, de manera relajada, durante uno o dos minutos. Este ejercicio se puede hacer también con los ojos cerrados, imaginando el dedo como si se viera realmente.
Oscilaciones amplias
Ejercicio que combina el movimiento y la relajación. El cuerpo gira lentamente de un lado a otro mientras los ojos siguen dicho balanceo enfocando los objetos, pero sin fijar la vista. Se percibe la ilusión del “movimiento aparente”.